Uncategorized

COPACABANA, DEPTO. DE LA PAZ

La arqueología de Copacabana

En la península de Copacabana encontramos innumerables restos arqueológicos de las culturas Chiripa, Tiwanaku, Reinos Aymara e Inka. Según el cronista Ramos Gavilán en Copacabana residía un gobernador incaico y los peregrinos a los templos de las islas del sol y de la luna pasaban por el lugar. En los alrededores existen varios sitios arqueológicos como el “Baño del Inka”, la “Horca del Inka” – en realidad un observatorio astronómico – y un camino prehispánico empedrado. El Museo Arqueológico “Maks Portugal Zamora” en la ex – hacienda de Kusijata reúne una colección y cuadros que explican la historia antigua de la región.

El parque arqueológico de Copacabana

Frente al cementerio se encuentran dos áreas cercadas de rocas esculpidas, denominadas también arquitectura rupestre: Intinkala, sitio principal, y Orkojawira. Estas rocas son conocidas por el nombre de “Silla del Inka” o “Tribunal del Inka”. Ya en el siglo XIX el viajero norteamericano George Squier publicó un dibujo de la roca principal de Intinkala con una breve descripción: “en los arrabales del pueblo, cerca del cementerio, encontramos gran número de nichos, escalones y lo que aparentemente estaba destinado a servir de asientos cortados en las rocas, los cuales pueden haber tenido alguna relación con el antiguo culto.” En el siglo XX, estos monumentos fueron estudiados por los investigadores Leo Pucher, Hermann Trimborn, H. Müller-Beck, Maks Portugal Zamora, Oswaldo Rivera Sundt, Roberto Mantilla y Matthias Strecker.

En 1978 se creó el Parque Arqueológico cercando con malla olímpica los dos sitios mencionados. En estas obras participaron el arquitecto Roberto Mantilla y el arqueólogo Maks Portugal Zamora.

Intinkala

En este lugar existen 13 monumentos esculpidos diseminados en sentido norte-sur. Es muy probable que originalmente hubieron sido aún más, ya que algunas rocas fueron destruidas antes de la creación del parque arqueológico. Según la tradición oral vigente ente los lugareños, en el sitio se encontraban varias piezas líticas o ídolos cuya desaparición se debió a la destrucción indiscriminada que hicieron los españoles de estas piezas.

El monumento principal es llamado “Trono del Inka”, tiene varias gradas o especie de asientos. En una roca grande y alargada un grabado un sistema de “ch’alla” que consiste en una depresión profunda en la parte superior conectada a un canal y que forma la cabeza y el cuerpo de una serpiente. Un líquido vertido en la cabeza fluye hacia abajo y llega al suelo, como ofrenda a la Pachamama o diosa de la tierra.

En 1967 los investigadores del Instituto Nacional de Arqueología efectuaron una excavación en el lugar encontrando en la base de la llamada Piedra Sillar cuatro peldaños con mampostería sin argamasa al estilo de los muros incaicos que forman una plataforma. Además se encontraron pedazos de cerámica de la cultura Inka.

Orkojawira

Este sitio fue descubierto recién en 1967. Se halla a 200 metros al sureste de Intinkala. Tiene tres bloques tallados. La pieza más grande presenta tres sillares o peldaños al estilo del “Trono del Inka”. Se halló cerámica Inka decorada de carácter ceremonial en el sitio.

Significado e importancia de las rocas esculpidas

El nombre Intinkala significa piedra del sol.. Según la tradición aymara en este lugar “se sentaba el sol”, por eso M. Portugal Zamora presumió que el sitio estaba consagrado para algunas ceremonias importantes dedicadas al culto del sol. El investigador alemán H. Trimborn supone que un astrónomo-sacerdote Inka se paraba en las gradas de la roca principal para observar la salida del sol por detrás de una cima de la montaña.

Respectos a los numerosos peldaños tallados, se habla generalmente de “asientos”, aunque es poco probable que hubieran sido usados como tales, ya que las rocas exhiben gradas bajas que apuntan a diferentes direcciones. Todos los investigadores concuerdan en que se trata de un sitio religioso prehispánico.

Los demás monumentos incaicos que existían antes en Copacabana han desaparecido. Por eso, actualmente las rocas esculpidas de Intinkala y Orkojawira son los restos que más claramente demuestran la presencia inkaica en este lugar. De ahí su gran valor histórico.

Indicaciones para los visitantes del parque arqueológico

Las rocas esculpidas pertenecen a nuestro Patrimonio Arqueológico.

Lastimosamente, por muchos años se ha constatado una serie de atentados contra estos monumentos de parte de personas con espíritu vandálico que han realizado inscripciones groseras sobre los mismos, incluyendo grabados que constituyen daños irreparables. Es prohibido grabar, rayar o pintar las rocas. No se debe dejar basura en el lugar.

Leave a Comment